En facebook

sábado, 30 de abril de 2011

Sabato en sábado


Disfruté tanto, tanto cada parte
y gocé tanto, tanto cada todo,
que me duele algo menos cuando partes
porque aquí te me quedas de algún modo.
(Silvio Rodríguez)

Es probable que no haya habido otro autor al que haya admirado más.
Cuando era un adolescente, una profesora nos dio la tarea de leer una conocida novela llamada "El Túnel" y entonces, un recién conseguido amor por la lectura, se convirtió en una pasión desmedida por las letras.
Recuerdo bien el dilema interno, la paranoia expuesta de una manera tan devastadora, la secuencia de catalizadores, de detonaciones, de eventos tan bien conseguidos.
Hasta ahora sigue siendo uno de los libros que mas he disfrutado, junto a los otros dos que conseguí leer de este fenomenal autor: Ernesto Sábato (que iba a cumplir 100 años el 24 de junio pero murió hoy temprano)
Habrían de pasar varios años antes de que me comprase el libro "sobre héroes y tumbas" en el callejón del correo en Cochabamba y sería un fantástico encuentro en una feria de libros usados en Lima el que me llevaría, un lustro después, al fenomenal "Abadón el exterminador".
Me dejé llevar siempre por esos delirios regalados en páginas, por esa extraña desconfianza hacia los invidentes, por esa fascinante sensación de deja vu entre uno y otro libro.
Y pese al complejo universo de sus novelas, queda siempre espacio para el desbordante mundo de su vida, real, sincera y comprometida.
Complejo y polifacético caballero, gracias siempre por tus letras, por esa cándida explicación del anarquismo, por ese incansable reclamo por la vida de tus desaparecidos, por cada gramo de papel que has compartido con millones de lectores... gracias siempre por tu vida Ernesto.