En facebook

martes, 31 de diciembre de 2013

Proyecciones

La necesidad de cerrar etapas, hace que en esta época todos tengamos cierta tendencia a realizar evaluaciones de lo que fue el año (aunque el calendario que utilicemos sea una imposición tan imperfecta).
Pero más allá de esa imperfección aceptada mundialmente, tenemos que reconocer la verdadera importancia que se esconde detrás de esta necesidad de cerrar ciclos y evaluarlos, así como la importancia de proyectarnos hacia adelante pero no en el sentido lato de "hacernos proyectos" o plantearnos simples objetivos, sino de vernos a nosotros mismos proyectados en el futuro (que es simple consecuencia del presente que estamos viviendo).
Sin dejar de caminar, debemos aprender a ver con alegría lo que supimos hacer, y sin desanimar debemos ser capaces de aceptar todo aquello que aun no somos capaces de lograr.
Nuestra percepción limitada del tiempo nos obliga a guiarnos en un calendario, pero el universo mismo es el que nos da las pautas adecuadas para comprender mejor el transcurrir incesante del tiempo, ese su fluir circular que hace que pasado y futuro dependan únicamente de la perspectiva.
Cada existencia es regida pos sus propios ciclos, algunos largos, otros cortos y es importante realizar un ritual que identifique la culminación de una etapa y el inicio de otra para que nuestra conciencia limitada se percate mejor de su propio avance.
Llenarse de buenas energías y recibir tantos "buenos deseos" sin duda colaboran a iniciar cada nuevo ciclo con mayor vehemencia, sin embargo, no hay nada mas importante que aprender a reconocernos a nosotros mismos de espaldas más adelante en el camino, allá donde se supone que llegaremos de seguir por la senda al paso que actualmente vamos.

martes, 24 de diciembre de 2013

Otra navidad

La gente va de aquí para allá, todos apurados, comprando, ganando y gastando. La velocidad los frustra, los centavos los frustran, hasta el papel de regalo los frustra y después se desahogan llegando a casa y sin querer, cada uno suma sus frustraciones al ambiente que durante todo el año había estado buscando recuperar el equilibrio roto por la navidad anterior.
La gente va de aquí para allá, llevando y trayendo objetos que compraron con el dinero que ganaron, y sufren al desprenderse de ellos (supuestamente sin esperar nada a cambio). Pero reciben algo y luego se frustran porque no es lo que ellos mismos pudieron comprarse con el dinero que gastaron consiguiendo un regalo. Pero además deben callarse, sonreír y mostrarse agradecidos pese a su evidente frustración.
Algunos, los pocos, realmente saben agradecer lo poco que les llega (o lo mucho que tienen). Algunos, los pocos, no se frustran tanto porque a ellos les llegó lo que querían y porque además no saben ver que sólo a ellos les pasó eso. 
A mi me frustra tanta diferencia. Una bolsa de soldaditos de plástico y una canica antes eran más que suficientes. Ahora dudo mucho que lo sean. Y me frustra más no estar tan viejo como para poder justificar este cambio.
La gente se amontona, se aglomera, se sonríe y se regala tantos buenos deseos mutuamente. Pero sus cabezas están en otro lado y nadie puede decir nada porque en esta época del año todo tiene que salir bien, todo debe estar en armonía. Qué irónico, en "armonía", en estas fechas cuando lo que más se acentúan son tantas disonancias.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Tirar la tohalla

Siento el tedio, el spleen
Los oídos me duelen en calumniosa sordera (capaces sin embargo de escuchar las hirientes quejas que sobredimensionan la distracción tratando de convertirla en insulto).
Me vence la ira, me insola lo estrepitoso de esta absurda montaña rusa a la que uno se sube esperando ganar un manojo de papeles que no tienen reflejo.
Huyo, me encierro, blasfemo, enfermo de la vesícula y cano.
La noche se derrite infame y escurridiza. Me traiciona el tiempo; se esfuma y acelera; se hace diminuto, insuficiente. Me ahoga, me estrangula, me ahorca, me asfixia.
Caigo sin ganas de levantarme, espero la cuenta del árbitro, la lona se siente tan confortable, espero la campana final, la pérdida del título, el silencio, el abandono, la quietud de la soledad. 
Que incontrolables ganas de no deberle nada a nadie.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Madiba


"Ser libre no es solamente desamarrarse las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás".
(Nelson Mandela)

viernes, 22 de noviembre de 2013

La fiesta de la patrona

Están sonando los tambores, ¿los escuchas hijo?. Apurate, colocate bien la tunantera, no vayas a hacer caer tu guitarra de nuevo. La señora decapitada nos espera en su casa, hace dos días que la fiesta no se detiene. Todos han tomado la mansión, todos están tocando alrededor de la señora que no agoniza.
Es un gran día mi hijo, ahora tendremos una casa digna de un músico, un techo, un banquete.
Respira profundo, vamos a llegar cantando a voz en cuello, vamos a hacer lo que sabemos hacer, vamos a mostrarle a toda la gente lo que vale nuestro talento mi hijo. Tu la primera, yo la segunda. En los coros más rápido y más fuerte; modular, todo está en modular.
Hijo mio, vamos sin desanimar, pese al silencio de las palmas, al cuchicheo de los comensales que sobreponen sus cubiertos a nuestras notas; con orgullo hijo querido, con la frente en alto pese a los pantalones raídos y los panes duros guardados como tesoro.
Vamos a cantarle a la señora decapitada, es nuestro día; con todo el corazón puesto en las manos que tocan, con la cabeza fría y fija en el aire que se agolpa en nuestra boca, nos sumemos a los demás sabiendo que somos capaces de tumbar cualquier muro con nuestro canto.
Es la hora hijo mio: A la una, a las dos, a la un, dos tres...

jueves, 21 de noviembre de 2013

Así se callaron


Soñé que gritaba, y me gritaban.
Pensando que no gritaba con ellos,
ellos me gritaban.
Pero yo gritaba con ellos,
a los otros les gritaba.
Pero ellos dejaron de gritarles a esos otros
para gritarme a mi pensando que les gritaba.
Y de tanto grito me callaron,
y gritaron y gritaron

pero los otros a mí me escuchaban
lo que les gritaba.
Y al final, se hizo silencio.

viernes, 25 de octubre de 2013

Ingratitud

Dicen que sonreía al abrir las fauces,
que su rostro pacífico no era real,
que su mirada parecía no albergar males,
pero mordía siempre sin avisar.

Contaba sólo los favores hechos
no lo que otros hicieron por él
su luminoso ego se fue por los techos
y se quedó solito con su pastel.

Triste conducta tan impulsiva,
morder hambriento sin saber ver.
Crecer - dicen - es  parte de la vida

como extraviarse, como perder.
No es necesario procurar heridas
demostrando cuánto creemos valer.


miércoles, 16 de octubre de 2013

Palabras desbordantes

Todo se mantiene en tensión, hasta el silencio contiene algo para ser lo que es.
La quietud es sólo explosión postergada y la luz es tiniebla hibernando hambrienta.
Cuaja el rocío poniendo al agua en tensión, los átomos son hongos mortales contenidos, las sociedades son anarquía paciente y el sol es energía aprisionada por su propio poder.
Cada cabeza es un mundo tras los barrotes, cada corazón mil pasiones desenfrenadas obligadas a golpear histéricas y sistólicas.
Las "buenas apariencias" son muros implacables, la moral es un elocuente domador, es la duda una gran mano que retiene y la sociedad goza con ponernos bozales y grilletes para seguir conteniendo todo lo que contiene.
Pero está la noche y las sombras por donde se filtra tanto sin guardar, por donde fluye el universo libre, que con excusa del exceso explota, revienta y compensa "tanto sin soltarse" con "mucho rebalsar".
Están los escondites y recovecos, donde los amantes se dejan llevar. Y los clubes de jazz y las guitarreadas donde las normas métricas y armónicas se rompen contentas más allá del alba.
Hay tanta válvula de escape que permite a la pobre tensión estar. Que retiene cómodos a los tensados y deja a los libres explotar.

viernes, 11 de octubre de 2013

Escalas de tiempo


El tiempo nos enseña a no ser muy impulsivos y, aunque no siempre recordamos esa valiosa lección, a menudo, si somos capaces de percibirlo, nos damos cuenta que aprender a contener nuestro enojo o arrebato, nos ha salvado de cometer muchos errores.
Pensar en frío y buscar soluciones en lugar de sucumbir a la violencia (entendida en cualquiera de sus manifestaciones posibles) es sin duda algo de lo que a algunos nos cuesta más que ninguna otra cosa.
¿Pero cómo sosegarse ante atropellos mayores, ante indecibles faltas de respeto, ante traiciones y desencantos?
Al parecer el dicho "dar tiempo al tiempo" también funciona en escalas de tiempo más pequeñas. Contenerse unos segundos a menudo es suficiente para que algo se active en nuestro interior y nos devuelva un saludable rango de visión, al menos el suficiente para ver opciones y encontrar soluciones.
Saber esperar es un don que no todos recibimos pero que sin duda cada uno de nosotros debería desarrollar al máximo.
La indignación sucumbe ante una explicación adecuada de las situaciones que la provocaron, la violencia se puede sublimar para transformarse en expansión, en crecimiento y la ira que se contiene puede generar enormes cantidades de energía creadora y transformadora.
Cuéntanos Penélope, ¿qué se siente esperar tanto? a caso, ¿siempre vale la pena?.
Tomémonos nuestro tiempo, lo asumamos nuestro de una vez por todas, invirtamos más de él para desacelerar un poco a la humanidad que ha dejado de revolucionar a la misma velocidad que su planeta causándose por esto incontables síntomas totalmente visibles.
Respiremos, hagamos caso al metrónomo cósmico (o al menos al bit de nuestros latidos), nos quitemos la vendas y aprendamos a utilizar adecuadamente toda esa energía que se despierta, a veces por las razones equivocadas. 

sábado, 5 de octubre de 2013

Corregir Vs. Tachar

Pasa que a veces nos confrontamos sólo por confrontarnos. Como si de pronto pareciera que estamos perdiendo esa capacidad de mostrarnos en contra de algo y nos estrellamos contra cualquier cosa sólo porque vemos la oportunidad absurda de hacerlo.
Pasa que a veces somos víctimas de ese deseo despierto en otra persona. Como el amigo ebrio que insiste en hacer prevalecer su punto de vista sin que haya nadie que se lo ponga en duda.
Pasa a menudo que esta manía se nos vuelve hobby. Que de pronto el mundo se nos vuelve una tortura de pequeñas espinitas a las que creemos que debemos confrontar. De pronto la vida entera tiene demasiadas cosas que "arreglar" y sin darnos cuenta nos convertimos en seres amargados que somos capaces de ver cosas negativas en todo lado - y no es que no hayan cosas mal hechas en todo lado - sino que a veces debemos recordar que es mejor ser capaces de convivir con ellas mientras no nos caigan encima.
Y pronto las cosas mal hechas son sustituidas por personas "mal hechas" y nos volvemos abuelas de pueblo, aseñoradas señoronas de salón de té y peluquería, adolescentes inseguras, intelectualoides que gozan con su recién desarrollada capacidad de construir ironías, etc. Criticar por puro impulso y sin medida tampoco está bien, y aunque afirmar esto puede sonar mucho a una especie de llamado a "conformarse", a creer que todo ya está así y que no hay nada que hacer, debemos buscar ese equilibrio que no cree perturbaciones mayores por la simple inquietud de "reparar" cosas de menor importancia.
Nuestro crecimiento se detiene si las correcciones que intentamos hacer en nosotros (o las demás personas intentan hacer en nuestros imperfectos seres) son tan profundas que empiezan a doblegar nuestros espíritus. Si en un determinado momento, frente al espejo, me miro más como un cúmulo de errores que como un ser humano con virtudes, es más que obvio que corro el riesgo de desmoronarme y renunciar a mis dones para luego abandonarme inevitablemente. Es que nadie desea vivir atormentado por sus propias faltas y no se trata de negarlas sino de evitar ahogarse en ellas.
Pasa que en realidad el mundo es como uno lo percibe y si aprende a ponerle más atención a un tipo de cosas que a otras poco a poco esas se vuelven cada vez más presentes (insisto en que no se trata de hacerse de la vista gorda) sino simplemente desarrollar nuestra tolerancia sin convertirnos en corderos.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Menos Domingos y Feriados

Cuando se ponen en conflicto nuestro bienestar personal y nuestros compromisos, a menudo somos capaces de buscar recovecos que nos permitan priorizar justificadamente nuestro bienestar.
Así, por la fuerza del instinto de supervivencia (llámese egoísmo natural), somos capaces de abandonarlo todo: los compromisos, a los amigos, a la pareja, etc. Pero no sólo el abandono es traición, el olvido y las innumerables omisiones que cometemos son parte de este comportamiento cotidiano tan desagradable.
No aceptar que existen personas mas capaces que nosotros para una actividad o trabajo determinado es también parte de esta maraña de deslealtades comunes y cada vez más aceptadas.
Con este tipo de reflexiones es que comenzó una investigación que daría finalmente como resultado la obra "menos domingos y feriados" en la que además se aprovecha para indagar la injerencia del sistema global en este fenómeno creciente de pérdida de valores tales como el honor.
Junto a un importante grupo de personas, se fueron proponiendo imágenes e ideas para conseguir un producto final que nos ha traído buenas satisfacciones.
A todos ellos va dedicado este post así como la "mención honrosa" recibida por la dirección de esta propuesta teatral. Se trata de un reforzador adecuado, suficiente para saber que el trabajo va en buen camino pero que falta mucho por delante.


lunes, 19 de agosto de 2013

Luciénega

Nuevamente el mundo gritaba a su alrededor.
Desde todos los puntos cardinales, las voces imploraron cosas diferentes. Unas hablaron de libertad y otras pretendieron forzar existencia a toda costa. Como si la vida fuera un don y no un castigo, como si el mundo, actual, presente o pasado, fuera un privilegio y no un martirio que hubiera sido mejor evitar - pensó ella.
De derecha a izquierda se insultó, se denigró, se restó valor al pensamiento ajeno y se juzgó al que se había hecho de una opinión. De izquierda a derecha se ridiculizó al otro, se menospreció, se ignoró, se silenció...
Pareciera que es mejor aprender a quedarse en silencio, a dejarse llevar como una esfera sobre una tabla que se balancea de acuerdo a donde la empuja la pendiente - dijo para si - creo que es mejor librarse de la mirada inquisidora de los demás porque si uno abre la boca pierde la armadura, la invisibilidad; suele ser un error dejar el anonimato - concluyó.
Pero nuevamente el mundo gritó y ella no quiso escucharlo porque las voces son redes que se tejen y los ojos son patas puestas en un telar. ¿De dónde se aferra tan macabro entramado? - gritó aterrada al dejar de ser para seguir estando. 

Las luciérnagas, agotadas mueren sin dejar de alumbrar porque la luz, al parecer, también es un remo irrenunciable. 

domingo, 18 de agosto de 2013

De este lado del espejo

Una mosca verde, casi azul, está posada sobre un espejo y se acomoda las alas con las patas traseras.
Del otro lado de la habitación, él está tendido boca arriba víctima de su infortunio. El frasco yace vacío sobre el velador a lado de la cama junto al vaso vacío.
La mosca en el espejo se contempla segura y se pasa las patas delanteras por la cabeza acicalándose despreocupada.
El celular comienza a sonar incesante. Agonizando, su aullido es sustituido por un bip repetido que preludia su expirar tecnológico también insulso e inevitable.
Otra mosca se posa en el espejo. Es más pequeña pero tiene el mismo color de metal destemplado. Ambas se encuentran y copulan sintiéndose dueñas de un palacio. El cuarto es ahora un motel para dos. Sus formas se reflejan sensuales mientras se suscita su dulce apareo carente de rituales absurdos de cortejo.
Pronto, el subyugado se ofrece sobre la cama como un sitio turístico en temporada alta. 
La aun joven pareja sobrevuela la locación mientras el aroma despierta todos los instintos. 
La más grande desciende temerosa para probar las secreciones acumuladas en los poros de una mano y la más pequeña, llamada a cumplir su principal meta en la vida, se aventura a las fauces. Realizando importantes pruebas de seguridad entra y sale con una precaución natural, cuidadosa de no ser atrapada. Luego, confiada, se sumerge llena de vida, impaciente y presurosa.
La otra mosca retorna al espejo, dormirá ahí como duermen las moscas, incapaz de cerrar sus miles de ojos y destilando sus vapores en un grito químico.
Aun pequeñas, otras concubinas lo vendrán a buscar luego de su metamorfosis. Aun pequeños otros machos esperarán en las cortinas o las paredes porque ese cuerpo permitirá que un imperio entero surja pintando el cuarto entero de negro azulado o verduzco antes que alguien irrumpa por la puerta molesto por el olor.
El vaso seguirá vacío sobre la mesa junto al frasco de pastillas que no será suficiente prueba para la madre consternada que no dará crédito a la noticia. Posiblemente un forense, de entre millones, capture al anciano que aun se acicalaba frente al espejo que estará lleno de puntos fecales, para comprobar la presencia del químico letal en su abdomen resplandeciente de satisfacción y ahí se habrá perdido una existencia que un día, se considero, valiosa.


Cuento publicado en el blog del Grupo Literario Miércoles de Ceniza

domingo, 11 de agosto de 2013

Relámpagos cegadores


A veces las luces del escenario encandilan y uno corre el riesgo de provocarse una ceguera con los logros conseguidos a través del trabajo y la habilidad de ejecutar u organizar y de volverse incapaz de percibir los errores que sigue siendo capaz de cometer.
Uno corre el riesgo de sentirse correspondido en confianza y respeto cuando en verdad no es así y los desengaños son explosiones de motor que permiten volver a la realidad, recuperar la vista y percatarse de que todas las cosas que hace el hombre son perfectibles pero nunca completamente impecables.
No olvidemos que nunca son suficientes las simples "buenas intenciones" para hacer las cosas y que lo mejor es manejarse con cuidado sin descuidar detalles que pudieran vulnerar amistades, labores ajenas o respetos.
El ser humano es maleable y frágil a la vez, es imposible estar completamente consciente de todas las áreas que nos hacen ser quienes somos y por eso a menudo descuidamos algunas que creíamos tan seguras (sobre escena muy a menudo la humildad).
No debe ser fácil sentirse la única parte activa de una sociedad principalmente estática, debe ser duro cargar esa sensación de inmensa responsabilidad y percatarse que a menudo lo único que corona esos esfuerzos son ojos ceñidos y lenguas viperinas. Tal vez eso pueda provocar temores y hacernos sentir que las simples hojas que caen de los árboles como confeti festivo en nuestro honor, son alimañas que nos asechan impías. Porque sucede que entonces, apresuramos los ataques y cubrimos nuestro cuerpo de espinas para protegernos sin jamás haber tenido la certeza de saber si esas manos en verdad buscaban dañarnos y no acariciarnos o incluso empujarnos y ayudarnos.
Como sea, el mundo de las luces y las tablas, de las cuerdas y los vientos, de las letras o los colores no es un mundo fácil de llevar porque exige más sensibilidad y humanidad que cualquier otro mundo.
Por eso sigue empujándote a ti mismo pese a todo, brilla sin encandilarte y mejora aunque creas que ya todo está perfecto. Copia ese escepticismo a la ciencia y conviértelo en humildad; aunque ansíes tanto ese reconocimiento de tu sociedad adormecida.

martes, 6 de agosto de 2013

Justo para hoy... (6 de Agosto)

Letra sacada de una canción viejita llamada "Fuerte y Fertil"












Tu naciste entre los cardos, naciste con tus heridas, 
sin gaviotas este día te vas quedando dormida. 
En las cimas del cansancio, en el alto cielo vuela 
la imponencia de un cóndor que va cantando y no sueña nada. (nada)

De las horas divergentes que el reloj corroe a penas 
se desprenden los cristales que empañaron tu existencia 
de tus hijos los lamentos  en la historia que envenena 
el coraje de los grandes que van cantando y no sueñan.

Sumerge, tu miedo adolescente 
bella madre que no crece, mi gran niña que florece. 
Vierte, tu vida, tu candor 
tus hijos te reclaman  deja afuera ya el temor.

De pequeño al conocerte ya lloraba por tu vida, 
me sentí comprometido a regalarte la mía
pero el tiempo ha pasado y nadie me cuenta ahora, 
sobre tu futuro incierto y te van dejando sola.

Mi pequeña, mi ternura, hermosa dama encendida
eres frágil, distraída, eres canción eres vida 
Mi islita solitaria,  mi esperanza, mi razón 
desde niño he aprendido a regalarte el corazón.

Hermosa, se fuerte y fértil 
vuelve tus encantos hacia el probo y hacia el mártir. 
Serena, paso a paso 
eterna compañera, ven despacio

Bolivia… Bolivia.

martes, 16 de julio de 2013

Zen posmoderno



Déjese llevar, no se resista.
Inhale… exhale, no le preste atención al aire enviciado. Nunca es importante.
Déjese llevar.
Relaje el cuerpo, si lo prefiere cierre los ojos. Ponga la mente en blanco.
El mundo exterior ya no importa, es más, ya no existe.
Enfóquese en su mundo interno, en usted mismo, en su “self”, su más profundo interior.
¿Siente como las penas se disipan, cómo las preocupaciones se desenfocan casi al punto de desaparecer?
Eso, déjese llevar.
Ya nada importa sino su respiración, el sonido de su interior, sus latidos… ¿los percibe?
Déjese llevar, no se resista.
Sus párpados deben mantenerse cerrados. Recuerde que ojos que no ven corazón que no siente.
El mundo ya es como es y no puede hacer nada para cambiarlo. Nadie puede. Sólo déjese llevar.
El mundo exterior ya no importa, piense en usted mismo, en su propia comodidad, busque su “lugar sereno”, pruebe en cualquiera de nuestros sitios en la web.
Relájese, nada importa más que usted mismo. Para eso le estamos ofreciendo toda esta comodidad.
Individualícese, ya nada importa. Nada debe preocuparle más que su seguridad frente a todos esos fantasmas que hemos creado para ofrecerle un importante abanico de temores diseñados de acuerdo a sus necesidades.
Despreocúpese, al igual que los demás usted ya está fuera de peligro, relájese y disfrute, seremos capaces de protegerlo hasta de su propia, peligrosa y muy sobreestimada intimidad y privacidad. Tranquilícese, recuerde que es por su bien. Sabemos mejor que usted lo que le conviene.
Respire, no se olvide de respirar.
Afuera no sucede nada, deje de lado esas imágenes de hambruna y el malestar absurdo que causan tantas diferencias económicas y sociales en el planeta. Piense mejor en esas hermosas playas de postal… palmeras y playas. Arenas blancas y mar para todos… si, para usted también. Piense en hermosas mujeres y en productos de belleza. Relájese, déjese llevar. Más antes de lo que piensa, si no se resiste, la angustia dejará de estar y su energía dejará de ser malgastada en inútiles intentos por cambiar las cosas.
Relájese y madure. Busque un trabajo, deje de hacerse al jovencito usted ya no está para esos trotes. Le repito que el mundo es como es y no lo podrá cambiar. Piense mejor en cosas más felices. Piense en la navidad, en la creciente noche de brujas, en la lenta y pasible acomodación de los huevos de pascua en los países sudamericanos. ¿Puede ver sus colores? ¿No lo hacen acaso feliz?
Relájese y disfrute del viaje. Mientras antes se deje llevar su futuro será más prometedor. Respire y recuerde que sólo usted importa. Olvide a los demás, los demás no existen más que en sus perfiles de internet, ahí ellos también son felices.
Relájese… déjese llevar.
Imagen diseñada en: http://weavesilk.com

martes, 28 de mayo de 2013

Piezas intracambiables

La labor busca al hombre. El universo deja cabos sueltos, como agujeros en rompecabezas, como casillas de sudoku; crucigramas infinitos que hacen sus metamorfosis cada tanto y precisan llenarse nuevamente respondiendo a las cadenas sintagmáticas que se entrelazan en una interdependencia inequívoca similar a estructuras subatómicas.
Cada uno encaja en un lugar y algunos encajan en  muchos lugares; como ases, que van igual al principio o al final de la baraja o, mejor aun, como comodines que van bien en cualquier lugar y cualquier labor.
Pero ahora que lo pienso, ¿qué pasa con los desplazados?, con aquellos a los que un todo terreno les arrebató el lugar. ¿Será que comienzan a sentir que no encajan? ¿algún otro sitio y labor los espera y deben aprender a buscarlo?. Sería triste estar equivocado y no darse cuenta que en realidad el mundo es como un "juego de las sillas" donde uno pierde si deja que los lugares se ocupen sin haberse sentado a tiempo... ridículo temor.
El hombre define su labor, se adapta, decide, fluye, cambia, evoluciona. El hombre es la medida de las cosas y cada hombre es su propia medida. Todos somos comodines, o podemos serlo, cada uno puede asumir cualquier tarea como suya. Sin diseños previos somos siempre la pieza que hace falta, no hay una sola labor posible sino un inmenso abanico de posibilidades por instante.
Es por eso que de cada uno depende el emprender algo cuando sea, así como es de cada uno la potestad de soltar todo y largarse de lo emprendido sin importar nada más que el propio llamado.
Nada real nos obliga, nada real nos limita, nada nos aferra, nada nos distancia... somos siempre la ficha que falta y es en nosotros mismos que encajamos siempre a la perfección. En nosotros que indiscutiblemente somos ese mismo pedazo de universo que a veces sentimos que falta llenar.

lunes, 27 de mayo de 2013

Humilde pero en voz alta

Tantos años a cuestas, soles vencidos a tu paso, males doblegados por tu dulce mirada, milagro cotidiano de panes y peces. Oyente sincera, fiel confidente, mejor consejera.
El concepto de hogar es sinónimo de tu sutil aroma, el sonido de tus pasos es inolvidable metrónomo que hará eternamente labor de marcapaso. 
Infinito es un adjetivo corto para tu paciencia, fuerza es sólo el diástole de tu latir tan constante. 
Tu sabiduría pareciera provenir de la sumatoria de todas las existencias del universo, tu silencio es discurso, tu palabra es razón, tus limitaciones humanas son una simple lección de humildad.
Epítome de lo humano (en el mejor sentido imaginable de la palabra), ser superior, deidad, musa, ángel de alas cálidas y espada implacable .
La oscuridad teme por sus ojos al enfrentarse a tu luz cegadora, espantas monstruos, cucus y fantasmas con un simple tarareo melódico venciendo incluso a tus propios miedos a fuerza de renunciar también a ellos.
Raíz de mis valores, nutriente total de cada una de mis virtudes y talentos, eres más que mis palabras, más que todas las imágenes que se agolpan en este intento de confesión.
Es tan sincera tu abnegación que hasta se teme ofenderte con el más sencillo homenaje. Gracias querida centinela, disculpa mis errores a veces insalvables, siente y disfruta este amor que inunda incalculable este instante de sinceridad, acepta esta pequeña ofrenda disfrazada de palabras, recuerda que siempre es más lo que se calla que lo que se dice y, aunque sea por este día, que se haga visible eso que siento por ti a diario en inconsciente silencio.

viernes, 10 de mayo de 2013

Marcapasos


Marcapasos

Ya lo ves  así soy, ya no hay remedio,
visceral, oropel  y así esta bien
esos ojos sordos miran tontos solo mi deseo
y dejarse llevar podría ser.

Aquí voy otra vez, ya no hay remedio
como un árbol llorándose al caer
quedarse brillando eternamente sólo en mi cabeza
regresando al principio, al después.

Tic tac, tic tac, tic tac tac.

Las horas parecen ser mas frías en la noche
pernos del tren sólo sombras del andén
en un pulso eterno siempre hay algo que te empuja
y el tictac no va a ceder.

Tic tac, tic tac, tic tac tac. 

Otra vez aquí estás, que más remedio
mineral, de papel y así esta bien
llevas el antídoto trancando todo justo al medio
y el latido por él suena otra vez.

Tic tac, tic tac, tic tac tac.

Las horas parecen ser mas frías en la noche
pernos del tren sólo sombras del andén
en un pulso eterno siempre hay algo que te empuja
marcapasos de ayer

Tictac.....

Nacida en mayo, como algunas de mis mejores canciones. Qué simpático ser perseguido, alcanzado y salir vencedor.

lunes, 22 de abril de 2013

El Aparapita de Mondaca Teatro

David Mondaca llega al IX Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz de la Sierra festejando sus 40 años de trayectoria con la obra "Aparapita" que pretende nuevamente despertar en el espectador esa necesidad de sumergirse en el universo infinito de Jaime Saenz, esta vez desde el sublime Felipe Delgado (en realidad desde un fragmento de esa descomunal obra).
Nuevamente Mondaca retumba y brilla en escena, esta vez acompañado por varios actores de los que es importante rescatar la presencia de Maria Teresa Alcoreza, cuya personificación de Román Peña (si no me equivoco) se suma al juego propuesto por Claudia Andrade en el que se identifican varios signos que se hacen accesibles a los que hemos tenido contacto con las estéticas, colores y texturas de Saenz, La Paz y las culturas que los habitan y habitaron.
La lectura que realizan de el aparapita, es comparable a la visión que se tiene de la ciudad de La Paz, llena de parches y remiendos que unen y sobreponen mundos y micro-universos con un zurcir y coser infinito y cada vez mas en desuso en un mundo cada vez mas recluido a la tendencia del desecho en todos los niveles.
Un nuevo atisbo al descomunal mundo de Saenz es el que se nos ofrece en esta propuesta, una mirada que sin restar o negar la oscuridad del autor lo descubre como popular y accesible a tiempo que nos recuerda la imperiosa necesidad de leer a nuestros autores nacionales.
Todos cargamos algo en las espaldas y esto podría alimentar ese concepto que gira en torno al fantástico personaje del aparapita saenciano que Mondaca Teatro nos ofreció girando entre Illimanis, callejones, alcohol y claroscuros.

César Angel

"César Angel", la obra de Urdapilleta/Cibrián presentada en el marco de la programación off del IX Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz de la Sierra, dirigida por Alejandro Molina e interpretada por Carlos Guzmán Vedia es una propuesta en formato breve donde la limitación espacial impuesta al actor le permite explorar varias posibilidades con habilidad.
La obra se desarrolla y fluye organicamente mientras la gestualidad, bien lograda por Guzmán, refuerza lo que se dice en un texto coherente cuyo trasfondo temático se aprovecha mejor no poniéndolo fuertemente en evidencia o manejándolo con sutileza y elegancia evitando la broma fácil o el cliché.
No es sencillo pasearse y correr por una enorme mansión amarrado a un pilar y es necesario un trabajo disciplinado, bien dirigido y abierto a posibilidades diferentes para conseguir lo conseguido en la propuesta de proyecto Bufo.
En fin, se trata de un trabajo sencillo, sin mayores pretensiones y logrado armónicamente evitando saturarse de elementos innecesarios o complicaciones técnicas, situación que le da la suficiente versatilidad para poder presentarse en un espacio alternativo como Pueblo Bochinche o en un escenario que preferentemente debe permitir ese tipo de intimidad y complicidad obtenidas en la función a la que asistimos.

Fotografía: Bia Mendez Peña

sábado, 20 de abril de 2013

Hamlet de los Andes en Santa Cruz

Una luz, verde e intermitente, golpeaba el rostro de la actriz cuando el primer texto de la obra ya había sido dicho. Una persona en las primeras filas sufría un ataque de tos y los celulares sonaban de manera aleatoria en diferentes lugares de la sala. Esas son mis primeras apreciaciones de la presentación de "Hamlet de los Andes" en el marco del IX Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz de la Sierra.
Pero, por supuesto al nivel de lo que se esperaba de ellos, los actores contuvieron el inicio del espectáculo para hacer una severa llamada de atención a un público por demás insolente y luego proseguir con la propuesta en la que se ponen nuevamente en manifiesto todas las cualidades artísticas de este grupo, dirigido en esta ocasión por Diego Aramburo.
La obra, contundente y certera, se circunscribe adecuadamente en varias dimensiones diferentes y explora nuevas estéticas y discursos no vistos antes en las propuestas del grupo; cambios que a su vez, son en sí mismos, un concepto entero (tiempo/espacio) que los lleva a la cuestión principal: ser o no ser.
Se ponen cada vez más en evidencia las capacidades interpretativas de Guimaraes, Achirico y Callejas que se desenvuelven perfectamente de imagen en imagen y de texto en texto, hasta desvestirse y desvestir sociedades reflejándose momentáneamente atascados en el dintel de una puerta, para luego fluir nuevamente en la historia de Hamlet, su historia.
El equilibrio y la tensión son dos aspectos fundamentales en la propuesta, a mi modo de ver, características tan difíciles de alcanzar pero conseguidas con maestría. 
Es que conseguir un punto intermedio entre la estética conocida de Los Andes y la progresista propuesta de Aramburo de seguro no fue algo sencillo y es, justamente en este sentido, que el todo construido aquí se nota compacto y afianzado fuertemente por la experiencia y madurez artística de cada componente de la propuesta.
Hamlet de los Andes, se reescribe desde algunos de los elementos del clásico de Shakespeare desechando otras facetas de la obra original, permitiendo así, mayor claridad en la dirección de las imágenes y el discurso que el elenco pretendía compartir hacia el público - y también hacia el interior. La presencia/ausencia del padre, la traición y otros elementos que emergieron (como el ahogo que provoca el contener el llanto), el abandono y la locura, son parte de esta tensión permanente que se puede leer no sólo en el desarrollo de los 75 minutos de la obra sino también entre lineas.
Contundente, equilibrada, certera y en tensión dinámica, Hamlet de los Andes circunscribe su historia a la historia del clásico anglosajón, a su modo y no tan a su modo pero siempre con la calidad y la belleza que consiguen gracias a su experiencia, disciplina, compromiso y constancia con el arte de las tablas.


Fotografía: http://www.teatrolosandes.com/archivos/foto78.jpg

sábado, 30 de marzo de 2013

Alivio

Tiró las migajas y las palomas no tardaron en aglomerarse. Se sentó a observarlas pero pronto se marcharon sin dejar nada mas que la brisa de su desordenado aleteo de despedida.
La tarde se volvía noche tan rápido que antes de darse cuenta los ojos se le desbordaron y la sal de algunos recuerdos le empaparon las mejillas. Había algo más en el ambiente que plumones, pelusas y hojas al borde del suicidio otoñal colectivo. 
Sentía que su universo interior de alguna manera se le había escapado en el aliento y todo alrededor se tornaba así de demoledor desde afuera. Sus sensaciones internas habían creado de alguna manera un circuito con la realidad y ahora el mundo exterior era sólo una copia de las sombras que por dentro lo perturbaban. Lloró de nuevo, le dolió hasta el desprecio de las palomas y sintió a cada hoja golpeando el suelo como si fuera un estertor de agonía hacia adentro suyo.
Todo giró de pronto, el tiempo tomó un respiro, pasó un siglo en un segundo y en ese tiempo las energías sumadas de todos los universos paralelos se precipitaron sobre él: sismo cósmico, implosión atómica, agujero negro, suspiro liberador.
La mirada le volvió al rostro y el sonido se percibió nuevamente por los conductos regulares. Tragó saliva, se sonó la nariz; las hojas eran arrastradas por una brisa fresca y el frío invitaba amablemente a buscar abrigo. Se levantó y dibujó una sonrisa en su rostro, se le escapó una pequeña risita, meneó la cabeza y siguió su camino metiendo las manos a los bolsillos. 
Las palomas, agradecidas, conciliaron el sueño al fin, luego de verlo aliviado.

jueves, 21 de marzo de 2013

A Luchito...

Como silba el viento en estos días el cantar de tu recuerdo
con toda certeza podría afirmar que me estas oyendo.
Fuiste el blanco y todos los golpes, te dieron certeros
Sin embargo no dejaste nunca de guiar a este tu pueblo.
Mil razones de fusil, te mataron luego, pero
no podrán callarte nunca pues dejaste tu recuerdo, compañero
zurdo avatar, Luis Espinal.

En un sueño vi tu lengua retornando del destierro
vi quemarse a los traidores condenados al infierno
Tu enseñaste a disparar con la palabra como ruego,
y tus rezos son mas fuertes que cualquier arma de fuego.
Mil razones de fusil, te mataron luego, pero
no podrán callarte nunca pues dejaste tu recuerdo, compañero
zurdo avatar, Luis Espinal.

Intentando hacer el mal te callaron ellos, pero
tu imagen se convirtió en mártir del pueblo, compañero
zurdo avatar, Luis Espinal.

viernes, 15 de marzo de 2013

Con un espacio en el espacio

Espacio Alternativo, se define a si mismo como "la gestión paralela de un encuentro iberoamericano de gestores culturales de teatro y la exhibición de una selección de obras teatrales" que pretende conformar una red de contactos a nivel internacional, entre producciones bolivianas y capacidades de gestión en Latinoamérica.
El encuentro aprovecha la presencia de importantes personajes representantes de movimientos, festivales y otros, afines a los rubros de gestión y producción en Iberoamérica, para ofrecer una pequeña muestra del trabajo teatral que se viene desarrollando en nuestro país y se viene llevando adelante en la ciudad de La Paz desde el día jueves 14 de marzo. 
Sin duda se trata de un encuentro que llega más allá de lo esperado pues en poco tiempo ya saltaron a la luz una serie de ideas y reflexiones importantes para la proyección del teatro nacional hacia un futuro que pretenda ser mas promisorio.
Se devela inmediatamente la necesidad de crear y afianzar redes, lazos y contactos para procurar un trabajo conjunto entre todos los actores culturales del rubro (asunto indispensable) para poder pensar en mejores condiciones de trabajo, mayor cantidad y mejor acceso a recursos y financiamientos.
Experiencias tan inspiradoras como la que compartió Claudia Shulz del movimiento "Fora do Eixo" de Brasil, nos hacen ver la imperiosa necesidad de instalar en el imaginario de nuestros artistas una conciencia de conjunto y de pertenencia para dejar de estar celando espacios y recursos de una manera tan absurda y de una vez por todas derribar muros y acrecentar espacios y posibilidades para todos y entre todos.
En esta primera jornada, la creación de un archivo y - ¿por qué no? - un instituto de investigación y rescate del teatro en nuestro país, o mejor aun, nuestro continente entero, el desarrollo de mecanismos de generación de nuevo público y la importancia de retomar el contacto con la sociedad y su realidad más allá de las autocomplacencias de los creadores teatrales; son, entre muchos otros, los temas que recién empiezan a salir a la luz.
Quedan varios días y mucho trabajo por delante, no queda más que agradecer la confianza que en uno se deposita y comprometer aun mas el trabajo para poder aportar, aunque fuera en poco, a la creación de nuevas posibilidades para las artes en Bolivia.